google-site-verification=WUfpaKOdb7gBT0DP0lVC2Iaoc3BSBw-feWpfFkQKfeA
 
IMG-20200312-WA0008_edited_edited.jpg

Una historia de música y familia

Todos en la familia somos músicos. Y cuando digo todos, no son pocos

¡somos nueve hermanos!

Lo más fuerte de todo es que nuestros padres, que cada día han estado

llevándonos y trayéndonos al conservatorio, nunca han tenido educación musical reglada.

Gracias a su esfuerzo y dedicación ha podido salir adelante, no sólo

la familia entera, sino el proyecto que estáis viendo.

Conócenos

Galo_2_edited_edited.jpg

Compositor, cantante, pianista, desarrollador y productor

WhatsApp%2520Image%25202020-10-02%2520at

Cantante, violinista, diseñadora y maestra

Captura%252520de%252520pantalla%25252020

Violinista, productora, diseñadora, cantante esporádica y enfermera

CSC_0695_edited.jpg

¡La familia!

¡Lo más importante de todo!

LA MÚSICA ESTÁ PARA COMPARTIR

NO PARA COMPETIR

Hay mucha gente en el mundo de la música que se toma la vida como una carrera donde unos se pisan a otros. Gracias a Dios, nosotros siempre nos hemos tenido los unos a los otros y la música nos ha enseñado a saber compartir y disfrutar de los momentos aparentemente más irrelevantes.

¿Todos músicos?

Teniendo en cuenta que nuestros padres no son músicos. ¿Cómo es posible entonces que todos los hijos hayan salido músicos?  Aquí tenemos que matizar, porque si bien es cierto que todos hemos tocado algún instrumento y la gran mayoría en escuela de música o conservatorio, no todos se han dedicado de forma profesional a la música.

Todo empezó cuando una profesora monja del colegio al que iba Teresa (la mayor), les dijo a nuestros padres que tenía muchas cualidades para la música. Esto lo dijo porque siendo mi hermana muy pequeña, le había visto sacar una melodía con un teclado.

Y así fue, apuntaron a Teresa al conservatorio y después... por envidia (de la buena ) fuimos queriendo aprender a tocar uno por uno.

_DSC0250_edited_edited_edited.jpg